Poco a poco me voy adentrando en la ciudad y voy descubriendo más sobre su historia. Al principio, paseaba por sus calles y me encontraba con monumentos arquitectónicos, estatuas, placas, un sin sentido. Justamente, este fue uno de los que pasé por alto y sin embargo una de las historias que me ha llamado más la atención.

El monumento, consistente en una gruesa cruz de piedra con perfil escalonado sujeta a un pedestal piramidal, tiene grabadas dos fechas y está situado entre la Estación Marítima y el Hotel Bahía en la calle Calderón de la Barca de Santander.

Y es que hoy, 3 de noviembre, se celebra el aniversario de la mayor tragedia civil ocurrida en el s. XIX en España, tiene como protagonista un barco de vapor llamado Cabo Machichaco construido en 1882 y que en 1885 fue adquirido por la Compañía Ybarra para el servicio de cabotaje entre Bilbao y Sevilla, que hacía su primera escala en el puerto de Santander.

En 1893, a consecuencia de la explosión de una bombona de vidrio con ácido sulfúrico, se originó un incendio en la cubierta y después se extendió por las bodegas de proa las autoridades locales recibieron la información de un incendio a bordo del Cabo Machichaco, que se intentó apagar con los pocos medios disponibles del barco, los de los bomberos y los del gánguil de la Junta del Puerto. La mayoría de las autoridades locales y técnicos se involucraron en el incendio para tratar de sofocarlo.

El fuego atrajo multitud de curiosos, que, ajenos a lo que había en la bodega, contemplaban el fuego. A las cuatro de la tarde, con el incendio todavía presente, se supo el contenido de la embarcación. A pesar de ello, el público no fue retirado de la zona por las autoridades.

El resultado de la explosión fue de 590 muertos y 525 heridos, aunque otros citan unos 2.000 heridos. Fallecieron la mayor parte de las autoridades civiles y militares de Santander, incluido el gobernador civil Somoza

Durante los meses siguientes al desastre, se intentó recuperar la dinamita restante del barco hundido en la bahía, pero de nuevo el barco volvió a ser protagonista de otra tragedia, pues el 21 de marzo de 1894 se produjo una explosión como consecuencia de estas labores y murieron 15 operarios.

00 - El Cabo Machichaco

El primer monumento fue proyectado en el año 1896 por el arquitecto municipal santanderino Valentín Ramón Lavín Casalís (1863-1939). Durante la tragedia, Lavín Casalís consiguió evitar la propagación del fuego causado por la explosión gracias a varias intervenciones de urgencia.

El Ayuntamiento de Santander realiza un homenaje cada 3 de noviembre a las víctimas de la catástrofe.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *